¿Cuál me compro? ¿Mini Cooper S, Audi A1, VW Beetle o Fiat 500 Abarth?

Por Gerardo García | July 19, 2012

Hay veces que debemos tomar decisiones que no nos dejan dormir, la compra de un auto es una de ellas. Cuando se tiene un buen presupuesto, el mercado nos mostrará lo amplio y competitivo que puede ser. En esta ocasión evaluamos el caso de nuestro lector Marco Antonio Hernández, sus candidatos son el Mini Cooper S, el Audi A1 Ego y el Fiat 500 Abarth… bonito conflicto, ¿verdad?

350 mil pesos: ¿Qué hay?

Con un presupuesto de 350 mil pesos, las opciones en el mercado son demasiadas. Con esa cantidad te puedes hacer de un sedán mediano (Malibu, Accord, Camry…), de un SUV Light (Captiva, Escape, CR-V…), de un compacto bien equipado (Focus, Jetta, Mazda 3…) o, como en este caso, de un cohete de bolsillo: Un “hot-hatch“. Las opciones en este segmento de capricho no son tan pocas como podríamos pensar, analizaremos únicamente las mencionadas por Marco Antonio y agregaremos una versión más del Audi A1 (Envy) y un auto que se acerca mucho a los otros 3 candidatos: el Volkswagen Beetle.

Las condiciones

No hay mejor auto que el que más se adapte a tu estilo de vida, es por ello que le preguntamos a Marco Antonio cuáles eran sus necesidades y condiciones. Lo que busca principalmente en el auto es manejo, por el tipo de opciones que escogió podemos entender que desea un auto de manejo deportivo. El auto lo quiere en transmisión manual (aunque dos de las opciones aquí presentadas son automáticas), el espacio interior no es una prioridad y viaja sólo una vez al mes.

Volkswagen Beetle Turbo – $340,876 // 846 puntos

Si creían que al enfrentar al Mini Cooper contra el Fiat 500 (autos retro) se nos iba a olvidar este ícono de la industria automotriz, no podían estar más en lo correcto. Ya habíamos terminado la comparativa cuando, al comentar los resultados, recordamos que el Beetle cuenta con una versión turbo en ese rango de precios y encaja con el estereotipo del tercio original: Fuerte apuesta por el diseño y sensaciones deportivas.

Acerca de su diseño no podemos agregar mucho, las fotos hablan por sí mismas. El Beetle es un auto que todos conocemos y, ahora que cambió de generación, ya no se le puede llamar un auto para niñas pues luce mucho más musculoso e integra detalles que acentúan su buen diseño, como los faros que ahora incluyen luces de conducción diurna (LEDs) y los rines de 17″.

El interior recuerda inevitablemente al Vocho.

El interior nos recibe con un puñetazo de nostalgia. El diseño recuerda demasiado al queridísimo Vocho, el tablero es plano como en “los viejos tiempos” e incluye el control del equipo de sonido en la parte superior, la diferencia es que el nuevo Beetle cuenta con un equipo de sonido con capacidad para 6 CDs, entrada auxiliar y módulo de compatibilidad con el iPod, 8 bocinas y pantalla táctil de 8 pulgadas; mientras que el Vocho en sus tiempos de gloria contaba apenas con lector de cassette. El resto del equipamiento del Beetle es bastante completo, aunque todavía hay huecos que echamos de menos, como el climatizador automático (cuenta sólo con aire acondicionado) y los faros de xenón. Tiene asientos forrados en piel y los delanteros son calefactables, volante con mandos de audio, paletas de cambio de velocidad y control de velocidad crucero, computadora de viaje, equipo eléctrico, techo panorámico y rines de 17″. En el aspecto de seguridad, pinta como uno de los más completos: 6 bolsas de aire, control de tracción y de estabilidad, frenos ABS y asistente de arranque en pendientes.

Pasando al aspecto mecánico, el Beetle Turbo es movido por un motor de 2.0 litros con 200 caballos de fuerza y 207 libras-pie de torque, los cambios van a cargo de una transmisión DSG de 6 velocidades que realiza los cambios de manera rápida y que puede ser manipulada manualmente desde el volante. Acelera de 0 a 100 km/h en 6.4 segundos, convirtiéndose así en el más rápido del cuarteto. La suspensión trasera es (gracias Volkswagen) multibrazo, lo que ayuda a mantener el control a la hora de llevarlo al límite. Aunque no es un GTI, el Beetle se mueve muy bien y puede resultar muy divertido, a pesar de que la suspensión no es tan firme hubiéramos querido para beneficiar el desempeño dinámico; la ventaja es que gracias a un pisado más suave, el Beetle no llega a cansar en las maltratadas calles de México.

Su precio es de 340 mil pesos, de este modo queda abajo del límite de presupuesto y también es más barato que el Mini Cooper S. Su equipamiento fue el más completo (con sus mencionadas limitaciones) y el desempeño dinámico deja buen sabor de boca. El costo de mantenimiento por el tiempo que dura la garantía (2 años) es de $4,369 por dos servicios que se realizan anualmente.

Audi A1 Ego MT – $316,150 // 838 puntos

El Audi A1 es la prueba viviente de que el lujo y la calidad no van peleados con el tamaño. A pesar de tratarse del miembro de acceso a la familia Audi, el A1 no luce como un auto barato (y tampoco lo es). Su exterior presume un auto de aspecto agresivo, tal pareciera que el A1 siempre está enojado. La gran parrilla de Audi, el emblema y los faros que incluyen LEDs le dan la identidad de la marca y eso le da mucha presencia en las calles.

El interior es su punto más fuerte. Al tratarse del auto más pequeño y barato de la gama de productos de la firma alemana, esperaríamos plásticos que apenas cumplan en cuanto a calidad, sin embargo el A1 cuenta con los mejores plásticos de su segmento y unos ensambles de primer nivel. El equipamiento se puede calificar como completo, encontraremos un equipo de sonido con compatibilidad con el iPod, entrada auxiliar y todo se despliega a través de una pantalla LCD a color en la parte superior del tablero. También tiene climatizador automático, equipo eléctrico, detalles en piel, controles de audio y de velocidad crucero al volante, faros de xenón, lavafaros y computadora de viaje. En cuanto a seguridad, cuenta únicamente con 4 bolsas de aire, frenos ABS y controles de tracción y de estabilidad.

A diferencia del Beetle Turbo, del Abarth y del Mini, el Audi A1 no es un auto deportivo; es cierto que cuenta con un motor turbo, pero en esta ocasión busca más el ahorro de combustible que una aceleración intimidante. Ocupa un motor de 1.4 litros TFSI con 122 caballos de fuerza y 148 libras-pie de torque, se acompaña de una transmisión manual de 6 velocidades. No es un auto lento, acelera de 0 a 100 km/h en 8.9 segundos (apenas un segundo más que el Abarth), pero no va enfocado a la deportividad; el A1 busca, más bien, moverte con estilo y mucha comodidad dentro del tránsito urbano. 

Hay una versión más equipada del A1, se llama Envy y cuesta 369,650 pesos. Aunque se pasa del presupuesto, está muy cerca del precio del Mini Cooper S y es por ello que lo agregamos como opción. En nuestra comparativa consiguió un puntaje de 843 puntos, apenas 3 puntos abajo del Beetle que se postuló como el ganador. El A1 Envy no se ofrece en transmisión manual, únicamente con una caja automática S-Tronic de 7 velocidades que permite hacer los cambios manualmente desde el volante, asimismo el A1 Envy agrega asientos forrados en piel, un sistema que evita deslumbrar a los demás conductores al conducir en carretera y sensor de reversa.

El costo de mantenimiento durante el tiempo que dura la garantía (3 años) es gratuito, una clara ventaja sobre el Fiat 500 o el Mini Cooper… aunque no tanto sobre el Beetle ya que éste paga apenas 4 mil pesos. El A1, en conclusión, te ofrece un buen comportamiento y gran comodidad, aunque se queda atrás en cuanto a manejo deportivo si lo comparas con el Mini, el Abarth o el Beetle Turbo.

Mini Cooper S Salt MT – $363,604 // 814 puntos

El Mini Cooper es uno de los autos más emblemáticos y divertidos que hay actualmente en el mercado. Su estética es inconfundible, todo mundo sabe qué es un Mini Cooper y también entienden que es un auto de grandes sensaciones deportivas. Su estética muestra un auto alegre, con formas redondas que retoman los trazos de aquel Mini de hace décadas. El techo plano y los postes pintados en negro son la huella característica de este auto.

Por dentro no resulta menos interesante. El diseño es completamente diferente a lo visto en autos “normales”, el velocímetro va en el centro del tablero y parece un reloj gigante, los mandos tienen un diseño retro y los principales trazos recuerdan mucho a su “abuelo”. No estamos muy seguros de que el velocímetro al centro sea lo más cómodo, pero sí es algo que asombra y es un detalle para presumir. El equipamiento no es su carta fuerte, es el menos completo del cuarteto aunque tiene todo lo indispensable y un poquito más; encontramos clima automático, equipo de sonido con compatibilidad con el iPod, manos libres, equipo eléctrico, detalles en piel, control de velocidad crucero, mandos de audio al volante, faros de xenón y computadora de viaje. En el apartado de seguridad también cumple, tiene 6 bolsas de aire, frenos ABS y controles de tracción y de estabilidad. Se echan de menos elementos como asientos en piel o un quemacocos que contribuya a disminuir al sensación de claustrofobia al interior; aunque entendemos que eso aumentaría considerablemente el costo del auto.

Aunque hay elementos ausentes en el equipamiento, a la hora de echar el auto a andar la realidad es muy distinta. La dureza de la suspensión y la rapidez de las reacciones lo vuelven un auto extremadamente divertido, a tal grado que olvidamos detalles como que los asientos son en tela o que no tenemos un cristal arriba de la cabeza para que le entre más luz al habitáculo. Para moverse emplea un motor de 1.6 litros con 184 caballos de fuerza y 192 libras-pie de torque, todo se maneja a través de una caja manual de 6 velocidades. Gracias a su bajo peso y al buen trabajo del chasis, el Mini Cooper S acelera de 0 a 100 km/h en 7 segundos, una cifra notable.

Si el equipamiento, espacio interior, precio (porque supera el presupuesto) y costos de mantenimiento no son problema, el Mini Cooper S es el auto ideal, aquél que te sacará una sonrisa cada vez que te subas a él. Eso sí, en ciudad la dureza de la suspensión no hace buen juego con las calles maltratadas, el terreno ideal de un Mini es en carretera… o en pista.

Fiat 500 Abarth – $349,900 // 808 puntos

Aunque el Fiat 500 por sí solo no luce propiamente deportivo, en esta versión Abarth le inyectó el toque exacto de agresividad sin quitarle la imagen de auto “adorable”. Las nuevas tomas de aire junto con el emblema del escorpión, espejos en color distinto al de la carrocería, spoilers, faldones y alerón le conceden un toque de exclusividad y hacen que pronto olvidemos que este auto tiene una versión Barbie o Gucci.

Su interior es el más reducido del cuarteto. En virtud de un diseño exterior llamativo, el habitáculo del 500 sufre sus debidas limitaciones en cuanto a espacio; estamos convencidos de que los asientos traseros son sólo de adorno. Quien viaje adelante se sentirá apretado, pero tendrá suficiente espacio y buen soporte por parte de los asientos de diseño deportivo. El equipamiento también pinta como de los más completos, aunque al principio no lo parezca. Encontramos detalles en piel, controles de audio y de velocidad crucero al volante, climatizador automático, manos libres, un equipo de sonido firmado por Bose con entrada auxiliar y compatibilidad con el iPod, 6 bocinas, un subwoofer, asiento del conductor con memoria, quemacocos, faros de niebla y computadora de viaje. En el apartado de seguridad también fue el más completo, lleva 7 bolsas de aire, control de tracción y de estabilidad, frenos ABS y asistente de arranque en pendientes.

Su desempeño dinámico es muy deportivo. Gracias a un peso cercano a los 1,000 kilos y a sus 160 caballos de fuerza provenientes del 1.4 Turbo, el 500 Abarth consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 7.9 segundos. Si bien no es el hot-hatch más rápido, la buena respuesta del chasis y la sensación de estar manejando un auto pequeño te invaden y vuelven las cosas mucho más divertidas. El control de estabilidad puede estar completamente encendido, parcialmente apagado y apagado. 

Cuesta 349,900 pesos, nos parece una etiqueta bastante elevada pues el auto no es importado de Europa. El motor, equipamiento y calidad de fabricación justifican de cierto modo el precio, aunque no por completo. Su costo de mantenimiento durante el tiempo que dura la garantía (2 años) es de 9,084 pesos, más caro de lo esperado. En resumen, el Abarth es el auto donde la deportividad y el equipaimento hacen las pases, aunque en desempeño dinámico el Mini sigue siendo el rey.

¿Entonces cuál?

La redacción se dividió en dos. Algunos apoyamos al Beetle Turbo mientras que el corazón de los otros pertenece al 500 Abarth. Consideramos que el más equilibrado en todos los aspectos es el Beetle pues deja buen sabor de boca en cuanto a desempeño, su precio no está tan disparado, está bien equipado y el mantenimiento no es costoso.

El 500 Abarth ofrece un diseño único y de cierto modo es más exclusivo que los otros tres, aunque su espacio interior y servicios de mantenimiento nos siguen pareciendo uno de sus principales pecados. El desempeño dinámico es bueno, pero no está al nivel del Mini.

El Mini Cooper es el rey del desempeño dinámico, es el más divertido de los cuatro aunque también es el que más llega a cansar en ciudad, su mantenimiento no es del todo barato y el equipamiento tampoco apunta como el más completo (aunque, con esa mecánica, no le hace falta…)

El Audi A1 Ego es el menos deportivo, pero es el ideal para moverse en el tránsito urbano y gracias a su buen equipamiento y la calidad del interior, deja muy buen sabor de boca. Su ventaja también radica en el costo de mantenimiento, que va a cargo de la marca por 3 años. El Audi A1 Envy sube mucho de precio y las diferencias de equipamiento no son muchas; si escoges el A1, te recomendamos el Ego.

Dentro de las opciones que menciona Marco Antonio, nosotros voltearíamos a ver al 500 Abarth por su nivel de equipamiento, exclusividad y desempeño; si abrimos un poco las opciones, nos quedamos con el Beetle Turbo que cumple en todos los rubros.

 

¿Y tú qué opinas? Deja tu comentario.

  • Marco

    Muchas gracias por tomarse el tiempo para contestar mi pregunta, definitivamente muy interesante para todos los que amamos los autos. Sí que es una decisión difícil aunque creo que ya está tomada. Gracias nuevamente y nos seguimos leyendo.

  • http://www.facebook.com/rodrigo.quiroz.juarez Rodrigo Quiroz

    El Abarth! por Muchoooooooo! diseño y sangre italiana, exclusividad, elegancia y deportividad, economía, facilidad para estacionarse y un sonido que te incita a exprimirlo al máximo… A… si tan solo tuviese esos 350k u.u